Gustarle a extraños

Preguntarle a un extraño si le gusto es compartir una idea con el viento.

Es sonreírle a un espejo roto.

Es tirar besos en una bolsa vacía.

Importarme si alguien más que tú me mira es desperdiciar mi atención.

Es montar un espectáculo para nadie.

Es tirar lo que escribo.

En el mundo hay dos personas que no son extraños y sólo a ellos quiero gustarles: tú y yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.