Lo más lindo del mundo

Mi bebida alcohólica favorita es el vino. Como muchos, empecé tomando de esos vinos blancos súper dulces que parecen fresco de uva. Y me gustaban. Ahora es lo último que buscaría para tomar. Pero me gustaban. Alguna vez escuché decir que el mejor vino es el que a uno le gusta y me sirvió para apreciar lo que. me estaba tomando y disfrutando en ese momento y para bajarle un par de rayas a cualquier tipo de esnobismo que pueda tener ahora.

El axioma se aplica para cualquier cosa, sobre todo para lo que no le incumbe ni le hace daño a nadie. La ropa, el pelo, la comida, cualquier tipo de posesiones materiales… Las actividades que uno no entiende que hacen con satisfacción los demás. Pareciera que el problema de uno como humano es que sólo puede ver lo que mira con sus ojos. Lógico. Es imposible usar el cerebro de alguien más. Pero definitivamente sí podemos pensar que lo mismo que nos pasa a nosotros, se repite en las personas que tenemos al lado: si a mí me gusta algo, aunque objetivamente no sea lo más bonito, eso que le gusta al otro, aunque a mí me parece espantoso, le es lindo. Y el resto no debe importarme.

El mejor vino es el que le gusta a uno. Y generalmente me gusta el que me estoy tomando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.