Las verdades que nos llevan

Bukowski, con esa forma de cincelar la realidad que tienen los poetas, dijo: “encuentra lo que amas y deja que te mate”.

Supongo que hay muchas formas de interpretarlo, desde sumergirse en adicciones que nos matan de forma muy literal, hasta las más esotéricas de pasiones y ocupaciones que nos consumen. Lo cierto es que pasamos por muchos tipos de amores en la vida, no sólo hacia personas, hacia momentos también.

Tenemos vocación de apasionarnos por lo que nos gusta y no pasar. O sea, no sólo pasar, existir, respirar. Tener disgustos profundos, preferencias marcadas, límites claros. Hacer de nuestro interior una construcción fuerte, con cada ladrillo puesto con propósito. Y tener los que nos heredaron bien identificados para determinar si nos sirven o no.

Me gusta pensar que es más importante encontrar lo que amamos antes de morir. Porque de morir no nos escapamos. Qué sea lo que nos mate es indiferente, mientras nos encuentre gastándonos con propósito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*