La genialidad de lo tonto

Pusieron las películas y la serie de Monthy Python en Netflix. Como bien dice un amigo, un clásico de hace cuarenta años que sería una tristeza no haber visto antes. Yo estoy feliz revisitando The Holy Grail. Es un pedazo de comedia tan absurdo, tan tonto, que sólo alguien verdaderamente genial pudo haber escrito. Desde los títulos iniciales. Es tontera tras tontera, una bola de nieve que va creciendo y al final uno se ríe hasta de verles las caras.

Pareciera que el humor más seco estriba en hacerse el tonto. Y eso no cualquiera puede. Me encanta. Me ayuda a apagar el cerebro y a reír como demente.

Queremos a veces ser demasiado inteligentes y nos tomamos demasiado en serio. Todo tiene consecuencias mayores, todo nos afecta, todo nos duele. Pero se nos olvida la falta de permanencia hasta de los cimientos de la Tierra.

Todo pasa. Todo se acaba. Y a todo se le puede encontrar el lado liviano. Hasta el punto de reírse porque lanzan una vaca desde un castillo y golpean unos cocos para simular que van a caballo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.