El sabor del café

Tomar café me recuerda a nuestras charlas sin fin

que se volvían vinos

que se volvían besos

que se volvían caricias

que se volvían noches

que se convertían en mañanas

para tomar café.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.