Salvaje

Ruges por dentro,

un animal salvaje

que escogió domesticarse.

Recuerdas días de libertad

viendo el espacio que te rodea

y casi quieres escapar.

Regresas. Siempre regresas.

Porque la noche ya no es tan negra

como el par de ojos

que te hicieron dejarlo todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.