Me Gusta

Ver tele, aunque me quede dormida.

Leer, siempre leer. No hay vida suficiente para tanto libro.

La música. Casi cualquiera. Ahora ando en mi etapa de Rock Alternativo en inglés.

Comer, pero cada vez menos cosas dulces. No sé si eso me alegra o me entristece.

Pasar mi mano por la cabeza de mis hijos. Sentir un par de mejillas suaves aún, ver dos ojos que todavía no conocen lo malo del mundo.

Estar con mis amigos. Hacer reír a mis amigas con historias patéticamente divertidas. Cocinarles.

Ver jugar a mis gatos.

Escribir. Pero a veces eso es más una necesidad que un gusto. Como algo que sólo hace bien cuando está fuera.

El frío para estar tapada. La lluvia para ponerme mis botas rojas. El vino para compartirlo. El chocolate para comérmelo yo solita.

Un beso en la parte de atrás del cuello, mejor si viene con un poquito de aliento cálido que siento en todo el cuerpo.

Una mano apoyada en mi cadera.

Un dedo que hace espirales en mi espalda.

El olor a pan recién horneado, ese que sale de tu cuerpo cuando te acabas de bañar.

Me gusta mi vida, con todo lo que he hecho y me falta por hacer. Con las personas que tengo a mi alrededor.

Me gusto yo. Al fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.