Esta semana

Es la segunda de vacaciones, no tenemos planes, los niños parecen felices de vegetar. Y yo de verlos. Tan bonito es que no tengan nada qué hacer. Aunque del cole sí les han dejado tareas, no es como que tengamos que despertar temprano y salir corriendo. Recuerdo que mis últimas vacaciones de verdad fueron esos meses en limbo entre el colegio y la universidad. No he vuelto a sentirme así de libre.

También esta semana tengo mi examen de karate y es un evento en la casa. Cuando comencé a practicarlo, me dijeron que me iba a tardar unos cinco años en llegar a este punto y, cosa extraña en mí, en vez de sentirme desinflada, sólo me dieron más ganas de empezar lo antes posible. Igual iba a pasar el tiempo. Ahora una amiga a quien le dije que se metiera conmigo, me dice que por qué no me hizo caso.

Dos formas de aprovechar el tiempo, poniéndose en pausa de lo que uno hace siempre y no dejando que transcurra sin usarlo para lo que se quiere. La vida igual pasa y el única manera de desperdiciarla es gastándosela en lo que uno no quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.