Una punta sin filo

Limamos las palabras

de tanto jugarlas en la boca

la lengua las empujó

hirientes cápsulas de aire roto

alguna vez las hice cadenas

para atarme a tus manos

de tanto decirlas, me cortaron

se hicieron pequeñas

sólo quedó el polvo después del desgaste

tendremos que inventarnos otras

y gastarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.