Un orden distinto

El orden es uno de esos estados absolutos: o hay o no. Cualquier cosa fuera de su lugar implica que el desastre se va apoderando poco a poco de los espacios. Es un crecimiento exponencial, porque un relajo engendra a dos o tres más hasta que nos ahogan.

Por eso es tanto más fácil volver a dejarlo todo donde va, en cuanto se usa. El «después recojo» es equivalente a «mañana hago dieta». Nunca llega. Ahora con tanto tiempo en casa y los niños adentro, es se hace aún más evidente. Allí voy, exhortando a los engendros a que no dejen la tierra arrasada a su paso cual Atilas modernos y domésticos. No es una batalla que gane con facilidad y creo que hay áreas en las que la derrota es inminente.

Pero no quiero darme por vencida. Aunque tengamos una mesa nueva atravesada a medio corredor porque allí reposa el rompecabezas en proceso, los patines ahora sean las ruedas que andan en el garage y haya implementos de dibujo por todas partes. Al menos no quiero platos sucios regados, ropa haciendo las veces de pieles de culebra por el suelo y otros recordatorios de la vida que está detenida.

Mañana intentaré adentrarme al clóset. Ojalá salga victoriosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.