Repetir lo nuevo

¿Cuánto fuego ha corrido por cuántas venas? ¿Y estrellas en los ojos? Seguro hay más que en las galaxias. Los labios han tenido más miel que la de los panales y las risas como campanas repican sin parar.

Encontrar cosas nuevas qué decir, metáforas ingeniosas o simplemente un cumplido medianamente original es imposible. Porque todo se ha dicho ya. Muchas veces. El mundo no es nuevo. Ni siquiera novedoso. Se repite y replica, con variantes, pero ni lo único es poco común. Todos somos distintos, iguales en nuestra naturaleza diferente.

Pero… igual nos asombramos de lo que vemos. Nos enamoramos con la misma fuerza que una vez. Vivimos con el alma dispuesta a retomar el mundo como si estuviera recién hecho. Tal vez es una amnesia que nos viene natural. O simplemente que, de hecho, sí hacemos de nuevo el universo cuando lo volvemos a contemplar.

Hasta el cumplido más trillado vuelve a resplandecer en boca de quien queremos. Y siempre se le puede regalar un buen libro de poemas para que encuentre inspiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.