Planificar

Nunca he sido buena con las plantas. Hasta ahora. Pude comprar hierbas el lunes pasado y me tomó el resto de la semana plantarlas. Hay algo parecido a rezar cuando uno pone una plantita en la tierra y tiene fe que crezca.

En la casa de mis papás, el jardín era algo secundario, escondido detrás de paredes. Yo las boté y ahora lo miro, pero he pasado los últimos tres años sin decidirme qué hacer con él. Hasta ahora. Supongo que me siento más dueña del lugar donde vivo.

No sé nada de jardinizar, pero sí de cómo quiero tener flores y arbustos, desordenados y verdes, grama, tal vez un lugar para koi. Planificar lugares que me van a sobrevivir. Tan parecido a escribir cuentos que lean cuando ya no esté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.