No me digas

No me digas que me amas

con dagas entre los ojos

las manos que desgarran

besos que matan.

No me digas que me amas

detrás del muro

donde te retiras

para no sentir.

No me digas que me amas

si no puedo acercarme

con fuego en la voz

el remolino en el pecho.

No me digas que me amas

si no entregas todo

aceptando lo que doy

que siempre lo ha sido

todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.