Llegar al fondo de mi paciencia

Quiero salir corriendo. De todo. Por un rato. Y regresar porque me gusta lo que tengo. Pero todos tenemos un punto de quiebre. El mío es pesado, fuerte, ahora ha aprendido a ser flexible. Pero está. Y me he columpiado en él mucho en estos años.

No hay pegamento para todo lo que nos rompemos. Quedan rajaduras y pedazos en el camino. Lo bueno es que hay forma de seguir adelante y quién nos obliga a ser los mismos de antes. Nadie. Así, nos quebramos, retomamos. Seguimos.

Me quiero ir. Pero no quiero alejarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.