Inyectar antídotos

Preguntan mis hijos si hay antídotos contra los venenos de las serpientes y, sí, contra algunos. Hay vacunas contra virus y medicinas contra enfermedades, antibióticos contra bacterias y nos vamos inventando cosas que contrarrestan lo que nos daña.

Pero no hay inyecciones que nos hagan hacer algo. No puedo meterles entusiasmo, ni disciplina, ni ambición a mis hijos. Se las puedo explicar de una forma que les sean atractivas, pero, si no están convencidos de quererlas, poco puedo aportarles.

Las emociones nos ayudan a entusiasmarnos para hacer cosas. Entenderlas y utilizarlas nos sirve de energía para realizarlas. Y terminamos queriendo infectar de entusiasmo a los demás. Aunque ellos tengan el antídoto de la hueva contra eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.