Emergencias

Tuvimos una emergencia con la niña. Ya está solucionado. Todo bien. Pero mientras lo arreglamos, dejé parte de lo poco que me queda de juventud. Es inevitable preocuparse. Hasta que me centro y pienso en las posibilidades. Siempre prefiero imaginar lo peor que puedo pasar para darme cuenta que puedo con ello. Y puedo, claro que sí.

Mañana no habrá nada por qué sufrir. Y si lo hay, trataré que no me afecte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.