Creer en lo absurdo

Sólo es necesario creer en las cosas que no se ven. En Dios o lo que pongan en su lugar, en la Justicia, la Verdad, el amor. Se necesita creer. Con todas las fuerzas para darle sustancia a lo que no existe en el plano del meter los dedos en la llaga. Yo sé que siento amor, no lo puedo meter en una caja para darlo.

Nos queda sólo demostrarlo. De forma en que el interlocutor lo entienda. Lo sienta como propio. Todas esas cosas importantes, al momento de enseñarlas a los niños por ejemplo, se convierten en un ejercicio de dibujo en la oscuridad. Yo quiero pensar que les estoy demostrando lo que siento, que les enseño la importancia de decir la verdad, que les estoy dando un lugar cálido. Pero es más cuestión de cómo lo reciban ellos.

Creer, lo que implica estar seguro que eso que no se puede palpar es cierto, es exclusivamente humano. Somos capaces de perder la vida por abstracciones, de perseguir un ideal sin forma. De ir a la guerra.

Todas las creencias, en ese sentido, son absurdas. Pero la lógica tiene límites, no todo es racional. Seríamos, allí sí, un mundo completamente absurdo si sólo actuáramos conforme a lo que vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.