Cosas que nunca quise que supieran

Te va a doler. La rodilla cuando te caigas. El estómago cuando comas mal. La consciencia cuando mientas. El corazón cuando te lo rompan. Te va a doler y no hay nada que yo pueda hacer parar evitarte el dolor que tiene la vida para ti.

Hay gente que te va a hacer daño. Los que tengan la intención, esos monstruos que acechan las esquinas de cada interacción virtual a la que tienes acceso ahora. Pero también gente que conoces. Hasta las personas que quieres y te han querido, pueda que te hagan daño sin querer (o queriendo). Te van a lastimar y fallar y herir. Y vas a poder salir del asunto con más o menos una colección de cicatrices que sanan.

Tú le vas a fallar a alguien. A mí, a la maestra, tu jefe, tu pareja. Lo vas a hacer con toda la gana de hacerlo o vas a cometer un error y verás la decepción en los ojos de las personas que te importan. Espero que eso te sirva para no volver a cometer el mismo error. No te preocupes, siempre hay nuevos para estrenar.

El mundo está lleno de cosas horrendas y no quisiera que tuvieras contacto con ellas. Pero tratar de protegerte, de esconderte, es negarte la posibilidad que encuentres todo lo maravilloso que sí existe. Así que tendremos estas conversaciones muchas veces. Aunque me cuesten tanto como hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.