Consistentemente cualquier cosa

Seguir una rutina es el mejor camino para llegar a alguna parte. Que sea el lugar a donde queremos ir no es necesariamente correcto, pero que tiene un final, seguro. Y allí vamos, acercándonos todos los días a una meta, lo sepamos o no.

Las cosas que hacemos de forma consistente definen quiénes somos, no quiénes queremos parecer. Importan poco las intenciones rectas en actitudes torcidas. Y, si no estamos teniendo los resultados que queríamos, lo más importante es revisar la operación. Como cuando uno está haciendo divisiones largas.

En lo personal, mi rutina me ayuda a estar en camino de algo que me gusta. Y cada cierto tiempo, reviso si todavía quiero llegar allí. Porque se vale cambiar de meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.