Comenzar mal las cosas

De esos días que despiertas con medio ojo abierto, duele la espalda al levantarse, se revienta la yema del huevo y el café sale aguado. O las amistades que tienen cosas desagradables en común. O los trabajos que dejan un mal sabor en la boca desde el primer día.

Las cosas que comienzan mal, terminan mal. O no. Porque siempre pasa suficiente tiempo como para arreglarlas. Tal vez es más importante arreglarnos nosotros mismos. Todo puede saber, verse, sentirse mejor. Cuesta lo que cuesta volver a contarse la historia del día.

La narrativa con la que vivimos es la que está contándonos la vocecita del cerebro. Esa que nos ayuda a encontrar hasta el último defecto en el espejo. Pero, al final del día, somos nosotros los que escribimos el guión y damos las direcciones. Yo quisiera que me contaran una historia lo suficientemente buena como para dormir sin problemas todas las noches. No importa cuán mal puedan comenzar mis días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.